Te rojo para adelgazar

Cuando queremos “dar un empujón” a nuestra dieta, de entre todas las variedades, siempre se elige el te rojo para adelgazar. Veamos por qué.

Variedades de té.

Los tés, en general, provienen todos de la misma planta: Camelia sinensis, que se encuentra tanto al sur de China como en la India. De ella proceden tanto el té negro, como el té verde.

El té negro se obtiene mediante un proceso de fermentación que oxida las hojas y produce su oxidación. En el té verde este proceso se interrumpe mediante calor; al no actuar las enzimas oxidantes, la planta seca mantiene el color verde, de ahí su nombre. Ambos tienen las mismas propiedades estimulantes, digestivas,… pero en el proceso de fermentación el té negro pierde los polifenoles que abundan en el té verde, y que le confieren sus propiedades anticancerígenos. Por ello, se recomienda tomar té verde.

El te rojo es, en realidad, un té verde que posteriormente se cierra en barricas en las que se inoculan bacterias para que fermenten durante un tiempo determinado. Por eso se dice que el té rojo es un té postfermentado. Es este segundo proceso de fermentación el que le da la coloración rojiza y sus peculiares propiedades. Según el tiempo de maduración, el té será más o menos caro.

Componentes del té

El té rojo nos aporta aminoácidos, fibra, vitamina C, vitamina B, ácidos grasos esenciales, azufre, calcio, cobre, hierro, magnesio, fósforo y potasio.

Propiedades del te rojo

Todas las ventajas del te rojo para adelgazar provienen del proceso de postfermentación al que se somete. Hablaremos de ellas con cierto detalle.

Propiedades del te rojo para adelgazar: efecto termogénico.

El té rojo eleva ligeramente la temperatura corporal, lo que se conoce como efecto termogénico. Esta termogénesis acelera el metabolismo y hace que la grasa almacenada se queme con más rapidez y ayuda a combatir la fatiga. Es la primera propiedad del te rojo para adelgazar.

Propiedades del te rojo para adelgazar: efecto estimulante

El té rojo contiene teína, aunque en cantidades bajas, por lo que es ligeramente estimulante. Esta propiedad, junto con la termogénesis aumenta el efecto del té rojo para adelgazar. La teína estimula el sistema nervioso, aumentando la circulación sanguínea en el cerebro y mejorando la atención, Se recomienda cuando se requiere un esfuerzo físico o mental.

Propiedades del te rojo para adelgazar: desintoxicante

El té rojo contiene catequinas, en cantidades similares al té verde. Las catequinas son polifenoles con propiedades antioxidantes, incrementan la secreción de orina, eliminando líquidos y toxinas de nuestro organismo. Además, recordemos que los antioxidantes nos protegen de los radicales libres, por lo que tienen efectos anticancerígenos.

Propiedades del te rojo para adelgazar: es digestivo

El te rojo también estimula el proceso de la digestión, sobre todo de alimentos ricos en grasa. La fibra que aporta ayuda a regular el tránsito intestinal. Por otro lado, inhibe el crecimiento de las bacterias causantes de la diarrea, por lo que tiene efectos astringentes.

Por último, también aporta beneficios para la salud cardiovascular al ayudar a reducir el colesterol en sangre, contribuye a proteger el hígado y el bazo y ayuda a reforzar el sistema inmunológico.

En general, se recomienda ingerir 3-4 tazas de té rojo al día. Si además seguimos una dieta, variada, equilibrada y saludable, se asegura una pérdida de peso de 2-3 kilos semanales. Por eso, el te rojo para adelgazar es uno de los productos que más se recomiendan.

Contraindicaciones

Pero no pensemos que es la solución perfecta. El té rojo también tiene contraindicaciones, aunque no muchas. La teína es un alcaloide que estimula la presión sanguínea, por lo que no se recomienda para mujeres embarazadas ni personas con hipertensión.

Debemos tener cuidado con la mezcla de esta bebida con otras sustancias. El zumo de pomelo incrementa el efecto de la teína, aumentando sus efectos adversos, y la leche puede llegar a inutilizar sus efectos antioxidantes.

También se estima que podría llegar a afectar la absorción de hierro proveniente de algunos alimentos. El té rojo, como el resto de los tés, es rico en taninos, que interfieren en la absorción del hierro. El hierro de los alimentos no será absorbido si hemos tomado te rojo recientemente. Esta problema es sencillo de evitar, únicamente debemos interir el té rojo al menos una hora antes o después de las comidas.

El único problema es que el té rojo tiene un gusto amargo. Podemos mezclarlo con otras hierbas que disimulen su sabor, por ejemplo jengibre y canela, que potencian las propiedades del te rojo para adelgazar. También es posible añadir limón, regaliz o leche, pero nunca azucar refinado: para endulzarlo mejor usar edulcorantes naturales como azucar moreno, estevia,…. Otras recetas para preparar esta infusión en este enlace.