Aunque su consumo no está muy extendido en nuestro país, las semillas para bajar de peso son excelentes. Las semillas nos aportan fibra, con todas las ventajas que esto supone para nuestro organismo: efecto saciante, depurativo,… Pero además de la fibra, las semillas constituyen una gran fuente de minerales, vitaminas y antioxidantes naturales.
Por todo ello aconsejamos el consumo de semillas para bajar de peso, pero también para mejorar nuestra salud en general, pues son un alimento muy saludable que podemos añadir a licuados, zumos, ensaladas, guisos, postres, pan, galletas, etc… En este enlace encontraréis algunas ideas para incorporarlas a nuestros platos.

semillas para bajar de peso

Las semillas son un alimento fácil de combinar y con numerosos beneficios para nuestra salud.

Semillas de chia

Son la mejor opción de nuestro listado de semillas para bajar de peso. Las semillas de chía son muy ricas en fibra (30%) tanto soluble como insoluble. Tienen un efecto activador del organismo, por lo que aceleran nuestro metabolismo y nos ayudan a bajar de peso poco a poco, siempre que las tomemos regularmente. Son ricas en ácidos omega 3 y omega 6, por lo que reducen el colesterol y ayudan a controlar los niveles de glucosa en sangre. Además nos aportan magnesio, hierro y potasio.
Para beneficiarnos de sus propiedades podemos tomarlas con yogures, leche, zumos,…

Puede ser molesto masticarlas, pues son muy pequeñas, pero si las dejamos media hora en un líquido, se convierten en gelatina y se ingieren más fácilmente.

Semillas de lino

Las semillas de lino nos aportan más fibra que cualquier otro cereal y por ello son adecuadas para bajar de peso, controlar el colesterol y prevenir el estreñimiento. Además, su contenido de omega 3 supera al del pescado y a cualquier otro alimento, de modo que controlan los niveles de glucosa en sangre y ayudan a quemar las grasas acumuladas.
También nos aportan proteínas y hierro, y contienen gran cantidad de fitoestrógenos, que ayudan a que los niveles hormonales se mantengan estables, evitando el estrés y la ansiedad, perjudiciales para cualquier dieta.

En los casos de diverticulitis, se recomienda tomar semillas de lino para mejorar los síntomas de la enfermedad.

Las semillas de lino pueden tomarse molidas o enteras, añadiéndolas a ensaladas, mezcladas con el yogurt, sopas,…

Semillas de mostaza

Las semillas de mostaza son sabrosas y se pueden utilizar como especia. Combinan muy bien con pescados, carnes, ensaladas….

Como el resto de las semillas de las que os hablamos, son un buen complemento para bajar de peso, que nos aporta omega 3, calcio, fibra, hierro, magnesio, niacina, fósforo, proteínas, selenio y zinc. Facilitan la digestión, pues estimulan la producción de los jugos gástricos, por lo que, indirectamente, favorecen la absorción de los nutrientes.

Semillas de sésamo

Las semillas de sésamo poseen 10 veces más calcio que la leche y son ricas en ácidos grasos poliinsaturados (omega 6), zinc y gran cantidad de minerales. Ayudan a reducir el colesterol, tienen efecto revitalizador y combaten la flacidez de la piel.
Las semillas de sésamo nos aportan proteínas y minerales (magnesio, calcio y zinc) y vitamina E, nutrientes que ayudan a regular el metabolismo. Y como todas las semillas, también contienen fibra, que nos ayuda a sentirnos saciados, por lo que son un buen complemento a nuestra dieta si queremos bajar de peso.

Semillas de girasol

Las semillas de girasol también son unas buenas semillas para bajar de peso. Están llenas de vitamina E, un poderoso antioxidante que combate las toxinas y la inflamación.
Las semillas de girasol (naturales y sin sal) son saciantes, aceleran el metabolismo y nos aportan gran variedad de ácidos grasos poliinsaturados: oleico, linoléico, palmítico, esteárico, aráquico y lecitina… Nos ayudan a controlar el colesterol y son excelentes para mejorar la función del hígado.
Las semillas de girasol son también ricas en magnesio, lo que nos ayuda a controlar el estrés. Son ricas en proteína, fibra y vitamina B, nutrientes necesarios para la quema de calorías y para sentirnos saciados durante más tiempo.
El problema es su alto nivel calórico, por lo que no debemos superar las dos cucharaditas diarias.

Semillas de calabaza

Las semillas de calabaza son una de las mejores semillas para bajar de peso. Las semillas de calabaza son ricas en zinc, que ayuda a nuestro cuerpo a crear músculos y producir testosterona, la hormona quemagrasa por excelencia.
También nos ayuda a mantener estables los niveles de glucosa. Las semillas de calabaza son ricas en hierro y magnesio, que nos permiten aumentar nuestra energía y evitan la ansiedad y el cansancio. Y como todas, son ricas en fibra, excelentes por tanto para nuestro aparato digestivo.
Por supuesto, para que nos ayuden a bajar de peso, debemos de tomarlas crudas. Una cucharada diaria es el máximo recomendado