Hay mil formas y maneras de aliñar y dar sabor a nuestros platos. No tenemos que cerrarnos a una en exclusiva, sobre todo cuando no es la más beneficiosa para nosotros.

La OMS recomienda no superar los 5 gramos diarios de sal mientras que los diversos estudios estadísticos sobre consumo y nutrición revelan que en España tomamos casi 10 gramos al día. Sustituir la sal por hierbas aromáticas en nuestras comidas puede ser una decisión muy saludable.

El consumo elevado de sal favorece el desarrollo de problemas cardiovasculares. Y teniendo en cuenta que el 75% de esta sal procede de alimentos procesados (productos cárnicos, salsa y bollería industrial, sobre todo) la solución parece sencilla. Como siempre recomendamos lo mejor es tomar alimentos naturales, cocinados por nosotros y huir de los alimentos ya cocinados. Y, en cualquier caso, no olvidemos leer atentamente las etiquetas para elegir los productos con menos sal.

hierbas aromáticas

Consumimos demasiada sal en nuestras comidas y hay muchas maneras de reducirla.

Sustituir la sal, mejorar en salud.

Las hierbas y condimentos son una buena opción para disminuir el consumo de sal sin renunciar al sabor de un buen plato. Usándolas podemos reducir gradualmente la sal en nuestras recetas y compensar la falta de sabor con hierbas aromáticas. Veremos como poco a poco el gusto se adapta al cambio ganando en salud. Y su uso empieza a tener cada vez más seguidores. En los supermercados cada vez hay más condimentos para elegir, y también más formas de presentación: fresca, seca, congelada e incluso en macetas.

Las hierbas aromáticas no aportan calorías pero sí aroma y sabor, más suave o fuerte, picante o dulce. Las hierbas frescas tienen más aroma y sabor que las secas, por lo que la cantidad a añadir será diferente según tengamos de un tipo u otro.

Si compramos las hierbas en macetas, comprobar que tengan un color verde uniforme, sin manchas ni decoloraciones. Si las compramos envasadas, prestar atención a la fecha de caducidad.

Las hierbas frescas pueden congelarse sin que pierdan su sabor, sobre todo si se van a utilizar en guisos calientes. Otra opción es envolverlas en papel de cocina ligeramente húmedo y conservarlas en la nevera. Nos durarán 2-3 semanas sin perder su aroma.

Si queremos guardarlo seco, mejor comprarlo fresco y deshidratarlo nosotros. Para ello no hay más que separar las partes que queramos secar, ponerlas en una bandeja o cacharro metálico (sirve también una bolsa de papel) encima de un radiador y en una noche estará seco. Importante que no le de la luz si es posible. Después basta con triturar y guardar en un recipiente herméico.

En cualquier caso, antes de utilizarlas, congelarlas o guardarlas en la nevera, no debemos olvidar lavarlas a fondo.

Las hierbas aromáticas más habituales.

Vamos a ver algunas de las más usuales y un poco sobre como usarlas.

Si quieres que hablemos de alguna hierba de las que no aparece aquí y la incluyamos en este enlace o hablemos de ella más extensamente, puedes escribirnos un comentario pidiéndonosla aquí.

Albahaca

hierbas aromáticas

Hay decenas de hierbas aromáticas y cada vez más al alcance de todos.

La albahaca fresca tiene un sabor (y olor) muy potente, aunque es un poco amarga y picante cuando está seca.

Se usa mucho en los platos italianos (es el ingrediente básico de la salsa al pesto) y combina bien con las salsas y guisos que lleven tomate, carnes y pescados, sopas y ensaladas. Las hojas deben siempre añadirse antes de servir en el plato.

Una buena opción es compara albahaca fresca y congelarla. No tenemos más que sacarla una hora antes de comer para que se descongele.

Perejil

Es una hierba de sabor ligeramente picante, muy utilizada para realzar el sabor del marisco, las carnes rojas, los huevos, sopas, legumbres y salsas.

Es mejor el perejil fresco que el deshidratado. Pero si no tenemos opción de tener una maceta, es mejor comprar perejil y congelarlo, o deshidratarlo nosotros antes que comprarlo ya seco.

Romero

Tiene un gusto levemente anisado y un olor penetrante y característico. Las hojas del romero son más gruesas que las de otras hierbas, por eso se utiliza bien seco y triturado, o bien añadiendo una rama que luego retiramos.

Es ideal para acompañar la carne de cualquier tipo, y da un sabor excelente a las patatas asadas. Es frecuente también aromatizar aceite o vinagre con una rama de romero.

Hierbabuena

Es una planta herbácea muy aromática y con sabor fuerte, muy utilizada en platos y bebidas.

Acompaña bien a la carne de cordero y cerdo, y da un toque fresco a las ensaladas, legumbres y sopas. Además de dar el sabor característico al mojito cubano, puede utilizarse para aromatizar helados, dulces y yogures.

El sabor de la hierbabuena es mucho más refrescante cuando las hojas están recién cortadas de la planta. Cuando está deshidratada es mejor utilizarla en guisos calientes e infusiones, pero no en platos y bebidas fríos.

Laurel

Se trata de un árbol cuyas hojas son muy utilizadas en numerosos guisos.

El aliño de laurel y ajo es típico de los estofados y otras muchas salsas. Como son hojas grandes y coriáceas, se emplea seco sin ningún tipo de disminución de su sabor.

El laurel ahuyenta a diversos insectos, por lo que no es mala idea meter bolsas con varias hojas de laurel en los cajones de la ropa. Y en la cocina, un jarrón con un par de ramas de laurel (sin agua) nos librará de algunos bichos voladores mientras se seca. Una vez seco, no tenemos más que arrancar las hojas de las ramas y guardarlas en un recipiente hermético.

hierbas aromáticas

Todas las hierbas aromáticas tienen sus propiedades, conócelas y pruébalas para mejorar en salud.

Orégano

Es una hierba indispensable para las pizzas las ensaladas de tomate, pero también combina con carnes, pescados y verduras.

Aunque la mayor concentración de aroma y sabor lo tienen las flores, podemos usar también las hojas. El orégano se conserva muy bien seco, y su sabor y olor perdura mucho tiempo en recipientes herméticos.

Cebollino

Esta planta es de la familia de los puerros y las cebollas, aunque tiene un sabor más suave. Las hojas son alargadas y cilíndricas y se venden en ramilletes.

El cebollino se usa mejor fresco, añadiéndolo al final de la preparación para que no se pierda el sabor. Es adecuado para sopas, platos con huevos, salsas y ensaladas, y también para aromatizar el queso fresco.

Tomillo

Es una planta de hojas y flores muy pequeñas, con diversas variedades. Como el romero, tiene un sabor muy penetrante (por los aceites esenciales que contiene) por lo que es mejor consumirlo seco.

Es recomendable para platos de cocción larga, como la carne de caza y estofados. Se utiliza en el aliño de aceitunas, berenjenas, tomates o pimientos, combinado con el ajo.