Una dieta efectiva para bajar de peso.

Continuamos con nuestra “Guía para adelgazar de manera saludable” hablándoos sobre los Buenos habitos de alimentación.

Os recordamos las anteriores entradas de esta serie:

  1. Guía para perder peso de forma saludable
  2. Avena para adelgazar
  3. Alimentos que no engordan
  4. Cómo Comer
  5. Buenos hábitos de alimentación

En este apartado os vamos a enseñar cómo hacer que vuestra dieta sea más efectiva y aumentando vuestras probabilidades de lograr vuestro objetivo. Para lograr una dieta efectiva vamos a comentar estos tres apartados:

  1. ¿Cómo debe ser una dieta?
  2. La dieta equilibrada.
  3. Establecer un hábito.

Ante todo queremos que tengáis por seguro que no vamos a hablaros de milagros ni productos increíbles, pero os vamos a decir cómo hacer posible vuestra pérdida de peso, sin pasar de hambre ni perjudicar vuestra tu salud. Nosotros trabajamos con una filosofía que resumió Hipócrates en esta frase:

Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.”

 

¿Cómo debe ser una dieta efectiva?

Siempre que vayáis a hacer o seguir una dieta, debéis tener en cuenta una serie de puntos que pueden ser la clave para conseguir vuestro objetivo:

  1. Piensa primero en tu salud.

  Una dieta que no es saludable, que te deja con deficiencias de algún nutriente necesario para el buen funcionamiento del cuerpo, no es una dieta, es un truco o engaño que acaba pasando factura o, como mínimo, provocando el tan conocido efecto rebote.

  1. Lo más importante es la perseverancia.

   Como adelanto a lo que viene después, no tengas prisa por perder peso, vale más 1 kg perdido de manera saludable y para toda la vida, que 3 kg perdidos a costa de tu salud y que volverán tarde o temprano.

Los profesionales en este campo estimal la máxima pérdida de peso mensual en unos 2,5 kg/mes, si hablamos de gente con unos pocos kilos de más, sin llegar a casos extremos. Esta cifra es muy relativa, dependiendo de la persona y de la causa del sobrepeso, pero desde mi experiencia perder más de 3-4 kg/mes es insano. Vamos, que para perder unos 7 kg debemos hacer nuestra dieta durante 2 meses.

   Perder peso produce cambios, tanto a nivel externo como interno: desajustes hormonales, flacidez, problemas motores… Si vamos perdiendo el peso deseado poco a poco nuestro cuerpo puede ajustarse paulatinamente a poco a estos cambios.

  1. No pases hambre.

   No hay nada que haga perder más el ánimo como el hambre; ajusta tu dieta a ti y tus costumbres. Una dieta supone sacrificios; hay que sustituir alimentos, comer de manera más sana, aumentar la cantidad de ejercicio físico,… Si a todos estos sacrificios le añades el sufrimiento de estar hambriento todo el día, es más probable que no lo logres.

  1. Ayúdate a convencerte.

   Objetivos razonables,  realistas y bien definidos aumentarán la probabilidad de éxito de manera inimaginable. Aquí hay algunos consejos que te ayudarán.

  Plantéate objetivos realistas, pero no solo a corto plazo; establece objetivos a corto, medio y largo plazo. Por ejemplo podrías plantearte como objetivo en la primera semana, no comer pan; en la segunda semana eliminar los excesos,… y así sucesivamente. Escalonar tus metas a corto plazo te ayudará a alcanzar los objetivos a medio plazo como podría ser perder 2 kg/mes, y la suma de todo te permitirá lograr los objetivos a larbo plazo, como puede ser comer de manera más saludable y perder 10kg en 3 meses.

   Apunta lo que quieres lograr y cómo vas a conseguirlo, eso ayuda a que lo consigas.

La dieta equilibrada.

Vamos a ver dos conceptos de “dieta equilibrada”

De nada vale una dieta baja en grasas y calorías para adelgazar si, mientras la haces, todo el día estás sin fuerzas para el trabajo, estudio,… Adecuar cada comida a tu ritmo de vida es muy importante para que la dieta sea efectiva. Si por ejemplo, trabajas de noche y duermes por la mañana, es más adecuado un desayuno ligero y una cena más fuerte, pues necesitas nutrientes antes de comenzar a trabajar, y no antes de ir a descansar; si vas a entrenar a última hora de la tarde, come algo menos y unas horas antes de entrenar (la merienda) aprovecha y come algo enérgico. ¿Se entiende esta idea?

Este equilibrio o compensación de las comidas ayuda a reducir el hambre y no estar decaídos nunca por falta de comidas. Cierto que también conlleva un sobreesfuerzo en la planificación, pero es de las cosas que mejor funcionan.

También se puede entender el concepto de “la dieta equilibrada” como equilibrada en comer de todo (seguro que muchos ya habíais pensado en ello). De nada vale planificar y hacerlo todo perfecto si luego nos faltan nutrientes en los momentos en que los necesitasmos. La variedad nos va a aportar:

  • Facilidad de llevar la dieta a cabo, pues reduce la monotonía.

  • Ayuda a mantenernos pensando en qué comer o cómo comer prepararlo. No es buena idea acabar cenando o comiendo lo mismo una y otra vez, pues dejas de prestarle atención a la dieta, no cumples lo planificado y te alejas de tus objetivos.
  • Comer de todo aporta de todo, aunque parezca estúpido así dicho a veces se nos olvida una verdad como esta. No hay que dejar de comer de nada.

 

Establecer un hábito.

Ya hemos hablado de la importancia de esto en el artículo sobre hábitos alimenticios, pero volvemos insistir: cuando algo lo conviertes en hábito deja de ser algo difícil sino algo necesario. Y no nos confundamos: es necesario comer bien, porque comer de manera saludable es invertir en salud.