Vamos a enseñarte trucos de como cambiar tus cambiar habitos alimenticios para adelgazar. Ya hemos hablado en el artículo dieta y sobre buenos hábitos si te interesa, en este artículo vamos ha hablar de la psicología. No le tengáis miedo a esa palabra, todo es sencillo y comprensible.

“Si el nuevo habito está ligado a un valor importante para ti, no va a costarte realizarlo.” (Mery Viñas, psicóloga y coach)

Maxwell Maltz (1889 -1975) es reconocido cirujano plástico de la Universidad de Columbia. Maxwell, en la década de 1950, empezó a darse cuenta de un patrón que seguían sus pacientes: cuando les modificaba algún rasgo de la cara, por ejemplo, la nariz, les llevaba 21 días acostumbrarse al nuevo aspecto. Observó también que el síndrome del miembro fantasma en los amputados seguía el mismo patrón de los 21 días. “Estos y muchos otros fenómenos observados comúnmente tienden a mostrar que se requiere de un mínimo de 21 días para que una imagen mental establecida desaparezca y cuaje una nueva”, escribió Maltz en su libro Psycho-Cybernetics (Psico Cibernética: el secreto para mejorar y transformar su vida). Es un libro de auto-conocimiento que habla del potencial humano, publicado por primera vez en 1960 y que ha vendido varios millones de copias.

Según Maltz, actuamos y sentimos no de acuerdo con la realidad, sino a la imagen que nos hemos formado de ella. Los hábitos, buenos o malos, se moldean del mismo modo. La imagen que las personas tienen de sí mismas y las conductas que han creado, guardan estrecha relación entre sí. Al cambiar la imagen, seguramente cambiarán los hábitos.

cambiar habitos alimenticios para adelgazar

Obtener nuevos o cambiar habitos alimenticios para adelgazar siempre es más fácil si lo haces en pequeños pasos.

21 dias para crear un hábito

Estamos en la época de los buenos propósitos: dejar de fumar, aprender idiomas, hacer deporte… Todos queremos cambiar de habitos, pero las estadísticas aseguran que habremos abandonado  a finales de mes. Sin embargo, según los expertos, podemos conseguirlo en  tan solo 21 días.

Si. Los psicólogos aseguran que es suficiente repetir una acción durante 21 dias  para educar nuestra mente. Si lo conseguimos el cambio queda “grabado” en nuestro cerebro como una acción habitual.

Cada vez que repetimos una acción, a nuestro cerebro le va a costar un poco menos realizarla. Si repetimos el proceso, pasados 21 días, ésta quedará  grabada y se habrá convertido en costumbre. Para  que este proceso no nos cueste demasiado, es buena idea eliminar tentaciones. Si queremos comenzar a caminar todos los días, no es buena idea planificar salir a andar a la hora en que hay algo interesante en la televisión y debemos evitar hacer planes a la hora en que hayamos decidido salir.

Un poco más difícil, pero no imposible, es eliminar un mal habito. Los expertos recomiendan que, para eliminar una mala costumbre, la sustituyamos por otra menos perjudicial. Así evitamos situaciones que nos creen ansiedad y nos costará mucho menos conseguirlo.  Poco a poco todo es posible.

Es importante proponernos también metas accesibles y realistas, no debemos ser demasiado ambiciosos. Comenzar a correr primero todos los días, una vez que hayamos adquirido el habito de salir a correr, comenzar a aumentar el tiempo que lo hacemos. Así un objetivo un poco ambicioso, lo dividimos en dos más fáciles de lograr.

Pero, ¿cómo funciona este mecanismo?

Aunque hace tiempo se creía que nacíamos con un cierto número de neuronas y no podían crearse otras nuevas. Hoy la ciencia ha demostrado que el proceso de crear nuevas neuronas (neurogénesis) sigue activo en los adultos, sobre todo en las zonas del cerebro que regulan el aprendizaje y la memoria.

No solo podemos generar nuevas neuronas, sino que también es posible reorganizar nuestro cerebro.  Igual que el ejercicio hace que se desarrollen los músculos, nuestros actos pueden hacer que se desarrolle o reorganice el cerebro.

Un claro ejemplo de esto:

“En un estudio realizado en el año 2000 demostró que los taxistas de Londres tienen ciertas zonas del cerebro más desarrolladas que el resto de la población.

Para obtener la licencia de taxi en esta ciudad, los aspirantes debían superar un examen.  En él necesitaban memorizar unas 25000 calles y numerosos lugares importantes en Londres. El tiempo medio que tarda una persona en preparar esta prueba es de 3-4 años. Durante este periodo se hizo el estudio, la investigación demostró que durante la preparación del examen, se desarrollaron las zonas del cerebro relacionadas con la memorización y la orientación espacial.”

Así pues, cambiar nuestras costumbres cambia la organización de nuestro cerebro.  Esto hace que los nuevos hábitos queden grabados en los circuitos neuronales. Poco a poco no solo nos costará cada vez menos repetir la nueva acción, sino que finalmente esta quedará fijada y se habrá convertido en un hábito.

¿Qué es necesario hacer para modificar un hábito?

cambiar habitos alimenticios para adelgazar

En la elección está la clave. Elige siempre lo que te acerque al hábito que quieras adquirir

Si quieres cambiar tus habitos alimenticios para adelgazar, hay tres pautas muy claras:

  1. Determinación.

    Para lograr la adquisición de un nuevo hábito, o el abandono de uno viejo, debemos lanzarnos con una iniciativa lo más fuerte y decidida posible. Debemos tratar de concatenar todas las circunstancias que podrían reforzar los objetivos correctos. Propicia un contexto que potencie tu nuevo camino, adquiere compromisos incompatibles con el viejo hábito, realiza un compromiso público, si la ocasión lo permite. En resumen, rodea tu decisión de todas las ayudas que se te ocurran. Esto dará a tu nuevo comienzo tal ímpetu que la tentación de abandonarlo tardará más en aparecer. Y cada día en que no recaigas en el viejo hábito, alejará aún más la posibilidad de dicha recaída.

  2. Disciplina.

    No te permitas ninguna excepción hasta que el nuevo hábito esté realmente implantado en tu vida. Cada recaída es como dejar caer un ovillo que estás tratando de enrollar; un simple descuido logra deshacer muchas de las vueltas que pasaste horas liando. La continuidad del entrenamiento es la clave que hace que el sistema nervioso funcione de forma infalible… Es sorprendente con cuánta rapidez un deseo muere de hambre si nunca se alimenta.

  3. Motivación e iniciativa.

    Aprovecha la mínima oportunidad para actuar de acuerdo con los cambios que decidas hacer. Cada aliciente emocional que experimentes, que te guíe hacia los hábitos que aspiras a adquirir. No es el momento para que se desarrollen, sino para que produzcan reacciones en tu interior, resoluciones y aspiraciones que comuniquen tu nuevo estado al cerebro.

Hasta aquí la teoría, pero llevarlo a la práctica no es tan fácil.

Como cambiar habitos alimenticios para adelgazar.

cambiar habitos alimenticios para adelgazar

http://www.elfactorhumanoburgos.com/los-buenos-habitos/

Desde Alimentacion Saludable y Mas os proponemos un método. Aunque parezcan pocos (21 días son 3 semanas) obtener nuevos habitos alimenticios de manera drástica supone mucho esfuerzo, más aun si es algo radical. Es más sencillo hacer pequeños cambios en el habito durante 21 días. Mejor me explico con un ejemplo:

Para cambiar tus habitos alimenticios para adelgazar puedes:

Caso 1.
Etapa 1. Quieres adelgazar, cambias tus hábitos de manera drástica durante 21 días y superas, o no, el gran esfuerzo que esto supone.

Caso 2.

Etapa 1. Haces pequeñas escalas, más sencillas de superar. Los primeros 21 días cambias pequeñas cosas de tu vida, fáciles. Con esto consigues poco a poco darte cuenta de que eres capaz. Esto sumado a los cambios físicos que vas a experimentar sube la moral y te facilita el próximo escalón.

Etapa 2. Adquieres nuevos hábitos, más saludables (sin olvidarnos los de la etapa 1), y los vuelves a repetir hasta que se adquieren totalmente como se explica arriba. Si has superado estos 42 días (6 semanas o 1 mes y medio) que NO ES NADA!! ya has ganado, eres capaz de mejorar y mejorar sin parar hacia un mejor aspecto y mejores hábitos.

Solo es tener determinación y utilizar cualquier escusa para hacer que sea más importante bajar de peso y/o tener una dieta más saludable.