Avena para adelgazar

Continuemos con nuestra “Guía para adelgazar de manera saludable” hablándoos sobre los Buenos habitos de alimentación.

Os recordamos las anteriores entradas de esta serie:

  1. Guía para perder peso de forma saludable
  2. Avena para adelgazar
  3. Alimentos que no engordan
  4. Cómo Comer
  5. Buenos hábitos de alimentación

La avena es el mejor cereal para incluir en una dieta, por eso queremos destacar sus beneficios en esta entrada. La recomendación de tomar avena para adelgazar no es casual. Es un alimento saludable y un regulador metabólico natural: depurará nuestro organismo y nos aportará valiosos nutrientes. La avena reduce el colesterol y previene los problemas cardiovasculares, es baja en calorías y depurativa, controla los niveles de glucosa en sangre, mejora la digestión y es antioxidante, por lo que previene la aparición de cáncer.

Una de las ventajas de la avena para adelgazar es que es el único cereal que aporta fibra soluble e insoluble. La fibra insoluble facilita y acelera el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. La fibra soluble (abundante también en legumbres, verduras y frutas) forma un gel en el aparato digestivo que atrapa el colesterol, facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Además, la avena tiene un efecto prebiótico estimulando el crecimiento de bacterias saludables del intestino.Avena para adelgazar

También es uno de los cereales que más proteínas nos aporta y, como el resto de cereales, es rica en glúcidos y pobre en grasas. Tiene una alta proporción de grasas poliinsaturadas, como los ácidos omega 3 y omega 6. Esto hace que tenga efecto saciante y ayude a mantener estables los niveles de glucosa en sangre. Es otro punto a favor de utilizar la avena para adelgazar.

La composición nutricional de la avena hace de ella uno de los cereales más saludables. Sus aceites omega 3 y 6 ayudan a reducir el colesterol y cuidar nuestra salud cardiovascular. Es baja en calorías y tiene un efecto saciante, y además aporta vitaminas, minerales y oligoelementos.

La avena nos ayuda también a adelgazar porque los aminoácidos de sus proteínas favorecen la producción de lecitina en el hígado, necesaria para depurar nuestro organismo. Consumir avena nos ayudará a desintoxicarnos. Además reduce los ácidos biliares

Los glúcidos de la avena son de absorción lenta, lo cual nos aporta una sensación de saciedad perfecta para ir perdiendo kilos y no tener la necesidad de comer entre horas, o comer demasiado. Por eso es aconsejable consumir avena para adelgazar. Por último, numerosos estudios concluyen que determinados fitoquímicos presentes en la avena protegen a nuestro organismo de algunos tipos de cáncer.

Numerosas dietas recomiendan ingerir avena en ayunas. En el desayuno, la composición de la avena nos aporta sensación de saciedad, eliminando los ataques de hambre a lo largo de la mañana. Nos aporta todas sus propiedades mientras nos ayuda a adelgazar.

Además, es diurética, impide la acumulación de líquidos y ayuda a eliminar las toxinas que nuestro genera y almacena.

Para los que no seáis muy fans de los cereales, existe una receta que nos permite ingerir este cereal y aprovechar todas las propiedades de la avena para adelgazar. Es el agua de avena. Esta receta nos permite beneficiarnos del aporte de nutrientes de la avena al tiempo que depuramos nuestro organismo de forma saludable.

Para prepararla cogemos una taza de avena, una rama de canela y dos litros de agua. Ponemos en la batidora la avena con parte del agua (un vaso más o menos) hasta triturarla completamente. Añadimos el resto del agua, la canela y endulzamos (si queremos) con miel, estevia,… a nuestro gusto.

Se recomienda beber un vaso en ayunas y antes de cada comida. Este preparado nos hará sentirnos saciados (por lo tanto comeremos menos) al tiempo que nos nutre y depura.

Yo, personalmente, tomo avena cuando sé que voy a tener una mañana ajetreada y que posiblemente coma tarde ¿Cómo? Con una receta que me enseñó Patricia Pérez, que está buenísima. Pongo a calentar leche vegetal de avena y cuando rompe a hervir la retiro. Añado copos de avena (integrales y, a ser posible, ecológicos), dos tres cucharadas soperas para una taza de leche, la vuelvo a poner al fuego y cuando hierve de nuevo lo retiro y lo dejo enfriar. Los copos de avena se empapan de leche y quedan blanditos. Le añado canela y edulcorante antes de tomarlo, parece arroz con leche.