Oshine is a beautiful creative multi-layout, multi-purpose wordpress portfolio theme with 18 unique demos. Oshine has been rated as one of the Best Portfolio & Photography themes in many popular blogs. We have carefully crafted each & every demo to ensure that a clean and modern design is carried through. Great design and Powerful features makes Oshine irresistible.

Follow Us

Copyright 2014 Brand Exponents All Rights Reserved

Frutas

Las frutas son, quizás, el alimento con mayor cantidad de nutrientes y sustancias naturales altamente beneficiosas para la salud. Su gran contenido en vitaminas, minerales, oligoelementos y nutrientes ayuda a regular nuestro sistema inmunitario. Tienen propiedades desintoxicantes: estimulan la función hepática y renal y ayudan a mejorar la pereza intestinal gracias a su contenido en fibra. Además, las frutas habitualmente se comen crudas, por lo que se aprovechan todos sus nutrientes.

¿Qué beneficios nos aporta consumir frutas?

  • Una ración de 3 a 4 frutas, cubre los requerimientos diarios de vitamina C.
  • Aportan una variedad y cantidad de vitaminas y minerales.
  • Hidratan el organismo rápidamente.
  • Ayudan al correcto funcionamiento del aparato digestivo.
  • Facilita el drenaje de líquidos, al ser diuréticas y depuradoras del organismo.
  • Aportan fibras vegetales solubles.
  • No aportan grasas (excepto los frutos secos, olivas, aguacates y cocos que aportan aceites beneficiosos para el organismo).
  • Aportan vitaminas antioxidantes naturales.

Principales nutrientes de la fruta

  • Agua, su principal componente; entre 80-90% de la fruta es agua. Es por tanto un alimento excelente desde el punto de vista de la hidratación.
  • Hidratos de carbono: los glúcidos de las frutas son en su mayoría monosacáridos que, por tener un sabor dulce, reciben el nombre genérico de azúcares. La fructosa es el azúcar más abundantes en la fruta; al ser un monosacárido, el organismo la absorbe y asimila rápidamente. Por eso decimos que las frutas son una fuente de energía instantánea. Las frutas también contienen glucosa y sacarosa.
  • Fibra vegetal: Cada 100 gramos de fruta suponen consumir alrededor de 2 gramos de fibra, mayoritariamente pectina, muy beneficiosa para el organismo.
  • Sales minerales: al contener un alto nivel de potasio y una baja cantidad de sodio, el consumo de frutas de manera diaria ayuda a regular el equilibrio mineral en el organismo. También aportan magnesio y algunas calcio.
  • Ácidos orgánicos y aromas: esos ácidos son normalmente tolerados por nuestro organismo, excepto en situaciones especiales donde debemos recurrir a aquellas frutas con bajo contenido de ácidos orgánicos.
  • Vitaminas: las frutas nos aportan grandes cantidades de vitaminas, ya que son especialmente ricas en betacarotenos, poderosos antioxidantes que nos protegen las mucosas y la piel.

Aporte calórico

Es un tema controvertido. Aunque la mayor parte de las frutas es agua, y los glúcidos que contiene son de fácil absorción, existe una gran diferencia entre diferentes frutas. Consumirlas en exceso supone un aumento de calorías, las cuales, si no se queman, se transformarán de grasas en nuestro organismo. Pero en ningún caso puede ser eliminadas de la dieta, por que su aporte nutricional (en forma de vitaminas y minerales) es indispensable para el organismo. Consumir 3 a 4 piezas diarias permitirá cubrir nuestros requerimientos diarios de vitaminas y minerales.

Os adjuntamos una tabla con el aporte nutricional de las frutas más comunes, además de los enlaces que ya os hemos adjuntado en otras páginas.

Frutas más habituales:

Aguacate

Si se compara con la mayoría de las frutas, tiene un elevado contenido en grasas (un 14%). Lo bueno es que son lípidos del tipo cardiosaludable, pues muy rica en ácido oleico. Es además una buena fuente de fibra, potasio, vitamina E, carotenos y ácido fólico. Más detalles aquí.

Albaricoque

Contiene elevadas dosis de potasio y betacarotenos , precursor de la vitamina A (responsable de su color); 200 gramos de esta fruta son suficientes para satisfacer las necesidades diarias de esta vitamina. También una fuente de potasio a destacar, muy superior a la media de las frutas.

En el caso de los albaricoques deshidratados, conocidos como orejones, el contenido en vitaminas y minerales aumenta considerablemente, pero también el aporte calórico.

Arándanos

Es una fruta con muy bajo contenido en sodio (solo un mg por cada 100 g), en la que destaca el contenido en vitaminas AC, además de calcio, potasio, magnesio, ácido fólico y fósforo.

Caqui

Es una fruta rica en azúcares, con un nivel de glucosa que alcanza el 15%. Por ello su aporte calórico es alto, 65 kcal por 100 gramos de fruta. Contiene también vitaminas  A y C, potasio, fósforo y calcio.

Cereza

De bajas calorías, tiene vitaminas  A y C, es rica en potasio y contiene calcio y fósforo. Es una fruta de verano rica en flavonoides y polifenoles, importantes antioxidantes. Su contenido en fibra también es destacable. La Escuela Salernitana, antigua escuela de medicina medieval, aconsejaba el consumo de cerezas por su acción diurética; hoy se venden en los herbolarios los peciolos o pedúnculos con los que hacer infusiones con el mismo efecto.

Chirimoya

Su aporte calórico es algo superior a la media de las frutas, debido a su contenido en azúcares (en torno al 20%). Sin embargo aporta a la dieta potasio, vitamina C, ácido fólico y fibra.

Ciruela

El gusto ligeramente ácido de las ciruelas se debe a la presencia de ácido málico. Contienen vitaminas  A y C, si bien en no mucha cantidad. Los ácidos orgánicos contribuyen a aumentar la diuresis, mientras que la celulosa (presente en pequeñas dosis) y azúcares como el sorbitol (en el que son ricas), hace que puedan tener un efecto laxante. Este efecto se potencia con las ciruelas secas, pues la deshidratación hace que se concentren los principios activos.

Coco

Su valor energético es alto, ya que posee más de un 30% de lipidos, la mayor parte de ellos, ácidos grasos saturados. Sin embargo posee un bajo contenido en azúcares y proteínas. Es interesante su aporte de fibra, de vitamina E y de minerales, como magnesio, calcio y potasio.

Frambuesa

Las frambuesas tienen vitamina C en abundancia y también vitamina B1 y casi un 7% de fibra.

Fresa y Fresón

Las fresas son ricas en vitamina C (54 mg por 100 g de fruto fresco) de modo que 100 g fresa o fresón aportan la CDR. Para que no pierda esta vitamina es preciso que desde la recolección al consumo no supere la temperatura de 4ºC.

Granada

Es rica en vitamina C y contiene potasio y fósforo. Cuando no está totalmente madura, es rica en ácidos orgánicos y taninos. Es notable el contenido de sustancias antioxidantes, como el ácido elágico que, según recientes estudios, previene enfermedades cardiovasculares.

Grosella

Es muy rica en vitamina C.

Higo

Tiene una proporción elevada de azúcares (12 %) que aumenta en los productos secos (58 %), igual que, obviamente, el aporte calórico. Las vitaminas C, B1, B2 y vitamina B3 presentes en el fruto fresco disminuyen en el higo seco, mientras que el aporte de minerales (potasio, calcio, fósforo y hierro) aumenta.

Kiwi

Como todas las frutas, el kiwi es rico en agua y potasio, pero su interés nutricional es su contenido en vitamina C, ya que 100 gramos de esta fruta cubren nuestras necesidades diarias. Entre las sales minerales es notable el contenido en potasio, seguido de fósforo y calcio. también contiene una buena proporción de fibra, sobre todo pectina, que contribuye a dar sensación de saciedad y a mejorar el tránsito intestinal (al igual que sus numerosas semillas).

Lichi

Es un fruto rico en hidratos de carbono, pero también vitamina C, y minerales como el fósforo y el magnesio.

Lima

Es una fruta de bajo contenido calórico, en la que destaca, como buen cítrico, su aporte de vitamina C. Sin embargo, debido a su sabor ácido no es frecuente su consumo como fruta fresca.

Limón

Como todos los cítricos, es rico en vitamina C. El limón es también conocido por sus propiedades astringentes: el agua de limón es muy beneficiosa en casos de diarrea.

Mandarina

Es rica en vitamina C, aunque algo menos que la naranja. También tiene vitamina A y minerales, como calcio y magnesio en cantidades importantes para tratarse de una fruta. Aporta pocas calorías por su alta proporción de agua.

Mango

Es una fruta muy rica en vitamina C (algunas variedades pueden tener incluso más que la naranja) y en betacarotenos o provitamina A. A pesar de su aspecto fibroso, su contenido en fibra no es demasiado alto.

Manzana

Es una fruta excelente para la salud, rica en vitamina A y del grupo B, aunque los contenidos difieren según la variedad. Entre otras cosas es rica en pectina (fibra) y en quercitina (un antioxidante) Tres manzanas de 200 gramos cubren el 60% de la ingesta diaria recomendada.

La manzana es rica en fibra soluble e insoluble, pero si se toma rallada y sin piel, la presencia de taninos la hace astringente, de ahí que se recomiende para la recuperación de la diarrea. Es una ayuda para el tránsito intestinal, reduce la concentración de colesterol y aumenta la sensación de saciedad, por lo que es recomendable en casos de dieta.

Maracuyá

Contiene vitamina A, calcio, hierro y fósforo. Pero también es rica en hidratos de carbono, lo que eleva su aporte energético.

Melocotón

El melocotón contiene betacaroteno, precursor de la vitamina A, vitamina C y algunos minerales, como el fósforo y el calcio, pero sobre todo potasio, útil para recuperar las sales perdidas con la sudoración. Se deben pelar o lavarlos bien antes de consumir, pues la pelusilla de la piel puede atrapar restos de tratamiento químicos.

Melón

El melón contiene mucha agua y una pequeña cantidad de azúcares. Es rico en betacaroteno, precursor de la vitamina A, una buena proporción de vitamina C y un interesante contenido en minerales, fósforo y potasio (333 mg en 100 g de pulpa).

.

Membrillo

Contiene un aporte calórico muy bajo, apenas 30 kcal/100 g. Su interés nutricional radica en su riqueza en fibra soluble, un 6,5%, a la que se asocian efectos beneficiosos en caso de diarrea. El inconveniente de esta fruta es que se consume, sobre todo, en forma de dulce de membrillo, lo que aumenta su aporte calórico. Sin embargo está muy buena al horno, aunque no es tan habitual consumirla de esta forma.

Mora o Zarzamora

Su contenido en fibra es muy alto. Una taza de moras contiene 7 gramos de pectina, que ayuda a  reducir el colesterol, mejora la digestión y mejora la salud del colon. Las moras contienen numerosas vitaminas como las vitaminas A, C, E, K y el ácido fólico. También son ricas en polifenoles y potasio

Naranja

Como todos los cítricos aporta gran cantidad de vitamina C. Con solo una naranja se pueden cubrir las necesidades diarias de esta vitamina. Tampoco hay que perder de vista su contribución a la ingesta diaria de fibra,

Níspero

Está compuesto de agua en un 85%, contiene provitamina A (en mayor cantidad cuanto más intenso es su color), potasio, calcio y fósforo. Su interés nutricional radica en la riqueza de fibra soluble, principalmente pectina. Cuando no está aún maduro, presenta ácidos orgánicos (málico y cítrico) y taninos.

Papaya

Es una fruta que proporciona pocas calorías, ya que tiene un contenido moderado en hidratos de carbono. Destaca entre sus componentes la papaína, una enzima que ayuda en los procesos digestivos. Por otra parte, es importante su contenido en vitamina C y betacaroteno o provitamina A. También contiene una considerable cantidad de potasio.

Paraguaya

Al igual que los melocotones, el interés nutricional de las paraguayas radica en su aporte en carotenos o provitamina A, fibra y potasio. El contenido en azúcares es ligeramente superior al del melocotón, a pesar de los cual, su contenido calórico es igual al de la media de las frutas.

Pera

La pero no crea problemas de intolerancia y es uno de los frutos más adecuados para la nutrición infantil. Su composición, similar a la de la manzana, no cambia en las distintas variedades: lo importante es que esté en su grado justo de maduración. La mayor parte de los principios nutritivos se encuentran en la piel, pero es preferible pelarla antes de su consumo para evitar los posibles restos de pesticidas. Contiene sobre todo agua (85%), vitamina Cpotasio, calcio y fósforo.

.

Piña

La piña es una fruta de contenido calórico moderado, fundamentalmente por su contenido en hidratos de carbono. Destaca su contenido en fibra y en vitamina C. La presencia de bromelina, una enzima que ayuda en la digestión de las proteínas, hace de la piña una buena elección como postre digestivo.

Plátano

Con respecto a la media de las frutas tiene un mayor valor calórico debido a su alto contenido en hidratos de carbono. Su interés nutricional radica en que es una buena fuente de potasio y magnesio, su efecto antidiarreico y que se trata de una fruta fácil de digerir cuando está madura.

Pomelo

Como todos los cítricos, el pomelo es rico en vitamina C. Aquellos que tienen la pulpa con un color más rojizo son ricos en carotenos. Por lo tanto constituyen una excelente fuente de antioxidantes. Su contenido en fibra no es muy alto, y esta se encuentra sobre todo en su parte blanca (entre la pulpa y la piel).

Sandía

Es un fruto poco calórico y muy refrescante compuesto por un 95% de agua, Su sabor dulce no se debe a la presencia de azúcares (solo un 3,7%) sino a la presencia de sustancia aromáticas. Son éstas las que pueden causar episodios de intolerancia alimentaria o dificultades digestivas en niños menores de tres años.

Uva

Son un alimento muy completo en nutrientes, aportando agua, azúcares, vitaminasminerales. Contienen entre un 16% y 18% de azúcares, como glucosa y fructosa, proporción que aumenta cuando están más maduras. Son ricas en ácidos orgánicos (málico, succínico y tartárico, que regulan las funciones intestinales), rica en sodio y pobre en potasio. Son ricas en ácido fólico, vitamina K, E y C, y vitaminas del grupo B, sobre todo vitamina B6.