Acelerar el metabolismo

Acelerar el metabolismo nos permite gastar los nutrientes que ingerimos en la comida en lugar de almacenarlos, por lo que un metabolismo basal más alto (o acelerado) es la situación ideal si queremos perder peso.

Por supuesto que realizar ejercicios de tipo aeróbico contribuye a acelerar el metabolismo, pero hay también formas “pasivas” para conseguirlo. Veamos algunas:

Comer 5 veces al día

Comer menos cantidad y más a menudo es la mejor forma de acelerar el metabolismo. La digestión nos permite captar los nutrientes de los alimentos que ingerimos en la comida, pero el proceso mismo supone un gasto de energía. Para hacernos una idea, el estómago funciona como una caldera y alcanza (según el tipo de alimento) temperaturas que superan los 40ºC; preparar el aparato digestivo para que realice su trabajo supone en sí un gasto de energía, y este gasto es mayor haciendo 5 digestiones que tres.

Por ello, la misma cantidad de alimento repartida en más comidas nos proporciona la misma cantidad de nutrientes y energía, pero nos engorda menos.

Beber agua

Aunque el agua no se digiera como tal, debe ser absorbida en el aparato digestivo. Los procesos de absorción también consumen energía, por lo que beber agua es una forma de sencilla de acelerar el metabolismo basal.

Además, como ya comentamos en uno de nuestros post, el agua es fundamental para adelgazar no por su aporte calórico, sino por su efecto en el metabolismo. Al quemar las grasas acumuladas, se producen residuos metabólicos que hay que eliminar; cuanto más rápido adelgazamos, más eficiente debe ser la eliminación de estos residuos. La ingesta de agua tiene efectos depurativos. Si no ingerimos suficiente agua, el riñón no funcionará a pleno rendimiento, y los residuos se acumularán en nuestro organismo, haciendo que adelgacemos más despacio. Cuando los riñones funcionan bien, el hígado quema grasas de forma más eficiente.

Además, beber líquido antes de comer aporta sensación de saciedad, haciendo que comamos menos.

Más proteínas

Las proteínas son un alimento de calorías negativas. El organismo consume el doble de calorías en su digestión que las que éstas aportan. Matemáticamente, si solo consumimos proteínas, adelgazamos seguro. Aunque no recomendamos las dietas de “pura proteína”, pueden ser perjudiciales para el hígado y otros órganos. Por tanto si queremos acelerar nuestro metabolismo debemos aumentar la cantidad de proteína diaria de nuestra dieta.

Menos hidratos de carbono

Los carbohidratos, al contrario que las proteínas, ralentizan el metabolismo. Sin embargo, como no podemos prescindir de ellos debemos optar por las legumbres y los cereales integrales. Su aporte de fibra hace que la digestión sea más fluida y su efecto saciante hace que comamos menos.

Omega 3

El omega 3 tiene un efecto directo en el sistema nervioso. Estimula la secreción de leptina, una hormona que ayuda a regular el metabolismo, acelerándolo. Además, proporciona sensación de saciedad, haciendo que comamos menos. Además ayuda a controlar los niveles de insulina y, con ello, los de glucosa en sangre. Por ello, a la hora de elegir proteínas para nuestra dieta, el pescado azul, rico en omega 3 es una elección excelente.

Algunos alimentos que ayudan

Efectivamente, elegir unos alimentos  en lugar de otros puede como parte de nuestra dietaayudar a que nuestro metabolismo vaya algo más rápido.

Las nueces son uno de ellos. No solo nos aportan omega 3, sino que también aceleran el metabolismo de las grasas y aportan sensación de saciedad. Son una excelente elección para media mañana.

Por su parte, la manzana verde no solo acelera el metabolismo, sino que ayuda al hígado a eliminar toxinas, reduce los niveles de colesterol y controla los de glucosa en sangre. Es otra buena opción para la merienda.

Por último, el te verde y el té rojo son también excelentes aliados. No solo aceleran el metabolismo basal, también nos aportan antioxidantes que ayudan a depurar nuestro organismo y son ligeramente diuréticos, por lo que evitarán la retención de líquidos.

Condimentos

Dedicaremos más adelante un post a los condimentos. En este punto, solo mencionar que tanto la canela como el jengibre aceleran el metabolismo basal, por lo que podemos incluirlos en nuestra dieta si ese es nuestro objetivo.